jueves, 10 de noviembre de 2011


De mi parte, si.
Dile que la he podido olvidar hasta donde se me ha roto el recuerdo.
Que la estuve recordando hasta que agoté el olvido.
Mientras se lo dices, te espero aquí, sentado, en esta nada.
En este dolor.
En esta fé.
En este antes disfrazado de después.
Ah, y no te preocupes.
Te guardaré las lágrimas que necesites.
Seguro que aún me sobran para los dos.

6 comentarios:

Karma ⁂ dijo...

Hermoso, de nada sirve hacerse la fuerte cuando, no te sientes así.
Saludos!

Ale y Andrea :D dijo...

Tú blog es genial !
gracias por hacer estos textos que tanto llegan :')

Unbesaaazo guapísima[:

Los Tacones Rojos dijo...

Qué dificil es intentar olvidar a alguien. Pero bueno, ten en cuenta que mientras los recuerdas, no los olvidas y en cierto modo, siguen presentes!
Gracias por visitar mi blog! Te sigo! Bess!

Jose dijo...

te diria que es genial pero viniendo de ti no es nada nuevo

Jose dijo...

me encanta entrar en tu blog y escuchar la cancion de fondo mientras releo tus entradas a oscuras en mi cuarto y se junta lo que escucho con lo que leo con lo que siento y forma una sensacion de melancolia que hace daño pero a la vez te hace sentir tan vivo .......

Macarena dijo...

Este poema es particularmente conmovedor Maca. Me llegó de una manera especial porque a veces, yo también recuerdo a alguien hasta agotar el olvido. Un abrazo y me vuelvo para mi "nada"...jeje. Besote. :)