domingo, 20 de febrero de 2011

La vida es así

Hay situaciones en las que cuando una persona da todo por ti te asustas. Entonces es cuando intentas tirarte a la piscina o más bien bajar lentamente por las escaleras, para que la sensación no sea tan fuerte. Pero es justo ahí cuando intentas volver a subir al bordillo, dejando en el agua “algo” que simplemente recordarás durante un tiempo.

Pero ese tiempo pasa y pasa lentamente y tú sigues pensando en lo que fue. Te asustas y empiezas a imaginar como hubiera sido si te hubieses quedado con esa persona que tanto te quería. Tus paranoias aumentan cuando piensas si realmente quieres a la que hoy tienes a tu lado.

Te arrepientes por haber tomado el camino equivocado, por no darte cuenta de lo que tenías, por no haber escuchado sus súplicas para que te quedaras, para que nadarais juntos. Entonces cuando intentas volver a su lado descubres que ya está en otra piscina junto a otra persona. Y ahí estas tú, cogiendo carrerilla para tirarte sola, sin nadie que pare tu caída.

2 comentarios:

Abel dijo...

Esa "peaso" escritora que me ha vuelto a emocionar con tal escrito...
Este junto al de la amistad son especialmente especiales... espero que sigamos escribiendo tan bien los dos mientras que nuestros dedos se muevan jajaja un besazo y cuidado con las piscinas jajaja

Paul dijo...

En fin y al cabo, es una experiencia. Como has dicho, el amor sube hasta los cielos más imaginables pero luego la caida duele muxo. Ahora seguramente tendras más cuidado, pero no lo rechazes en el futuro. Amor es algo puro, y por no obedecerle algunos lo pagamos muy caro. =)

IИCOGИITO