viernes, 16 de diciembre de 2011

Algo sobre mí




¿Sabéis?. Escribir siempre fue uno de mis mayores hobbies. Desde pequeña. Jugaba a ser escritora, leía y leía. 
Es increíble como puedes conseguir meter el mundo en tan solo una página de papel. Contar todo lo que sientes tecleando y recontando líneas. Contar historias. Que te lean. Escribir. Llegar a sentir ese repiqueteo de las teclas del ordenador o, mejor aún, ver cómo se va secando la tinta de ese viejo bolígrafo que usabas desde siempre. Quizá el instante en el que me puedo a llegar a sentar más viva es aquel en que releo una frase, el libro que te regalaron de pequeña, un paisaje, una idea que he detenido para siempre que luego termina estampada en un papel o en un sitio como este, transformada a tu manera. Haciéndolo más bonito. Es difícil hacer comprender eso a los que piensan que la vida es tan sólo un armazón que en el pasado tenías o no?. Pero lo cierto es que, hay ya quien ha dejado de emocionarse de una u otra manera, convirtiéndose en un triste prisionero de las dificultades de la vida. Como decía uno de mis libros favoritos, las dificultades en ocasiones, solo son posibilidades de demostrar que podemos conseguir lo que pretendemos. 
Termino con varias preguntas de ese libro...
"¿Soy una idealista? ¿Una loca? ¿Una soñadora?" No lo sé.


2 comentarios:

J.Carlos dijo...

Venga ya, ¿ésta es la Macarena que yo conozco? Asombroso, nunca díria que te estoy leyendo a ti. Sigue sorprendiendome como lo haces :)

Rebeca de Winter dijo...

Tampoco es malo soñar o ser idealista, y en ocasiones la locura hasta diría que es necesaria. Ánimo y a perseguir los sueños.